El nuevo baremo, las luces y ¿las sombras?

En este post, intentaré explicar un poco, primero, en que consiste todo eso del baremo, que si sois profesionales de seguros seguramente os lo sepais de memoria, pero que aún asi va bien repasar, y sobretodo las repecursiones y efectos de la reforma aprobada en Septiembre (aunque ha dado vueltas durante años).

Estamos hablando de la Ley 35/2015 publicada en el BOE el 23 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación. Esta Ley entrará en vigor el 1 de enero de 2016 y actualiza los baremos vigentes desde 1995.

En sí , el fundamento del baremo es estandarizar las indemnizaciones de algo tan frecuente como es un accidente de tráfico (es verdad, que partiendo de dicha estándarización, los tribunales lo han usado como base, no obligatoria para decidir sobre otras indeminizaciones que son propiamente accidentes de tráfico, como temas de negligencias sanitarias o en general cualquier daño personal).

Dicha estandarización lleva a asignar una puntuación en función por un lado de las lesiones y sus secuales, modificados por cuestiones personales como la edad, si tenia hijos, etc, y multiplicado luego por el factor del importe.

Ahora, el nuevo baremo que ha sido discutido durante meses y años, es fruto de la evolución de la sociedad, ya que era totalmente imprescindible actualizar las cifras, que estában muy por debajo de cualquier otro pais de nuestro entorno en Europa, así como actualizar las referencias a las personas jurídicas, y diversos entes involucrados en un accidente de tráficos. Por ejemplo, se diferencia las indemnizaciones en función de la persona o interviniente que se trate, que es una novedad.

Puntos destacados:

Las novedades de este nuevo baremo se resumen en la introducción de nuevos sujetos indemnizables y métodos para calcular las indemnizaciones así como de nuevos criterios de indemnización. Otro de los cambios que incluye el documento es el traslado de los gastos sanitarios de la seguridad social a las compañías aseguradoras.

El nuevo texto se rige por los principios de indemnidad, vertebración y objetivación, tiende a individualizar el daño, mejora las indemnizaciones por fallecimiento e incorpora un sistema objetivo de indemnizaciones por lucro cesante.

Además, tiene en cuenta, entre otras cosas, las nuevas estructuras de familias que existen, como por ejemplo las parejas de hecho. Se presta especial atención a otros temas de relevancia como las indemnizaciones por secuelas, la actualización del baremo médico en función de los avances de la medicina y la ciencia o las novedades en la regulación del latigazo cervical.

El nuevo baremo mantiene la misma clasificación a la hora de valorar el daño corporal sufrido por las victimas implicadas en un accidente, por lo que se sigue distinguiendo entre las 3 posibles situaciones: muerte, secuelas y lesiones temporales. Además, cada uno de estos apartados se dividirá en otras 3 categorías: perjuicio personal básico, perjuicio personal particular y perjuicio personal patrimonial. Es en este último apartado en el que se contempla el daño emergente (gastos en los que se incurre) y el lucro cesante (lo que has dejado de ganar a causa del siniestro).

Inclusión de nuevos concpetos:

  • Perjuicio personal básico

El perjuicio personal básico es el que es común para todas las víctimas. En el apartado de secuelas es el dónde se tiene en cuenta el baremo médico y el económico. El nuevo texto establece que cada perjudicado va a recibir una determinada indemnización sin que se tenga en cuenta la concurrencia de familiares, es decir, los perjudicados no se van a excluir entre sí.

Entre las novedades que incluye el nuevo baremo para el caso de fallecimiento se encuentra la de la inclusión de los “allegados” (personas que han convivido con la víctima durante al menos 5 años pero que no se pueden incluir en otra categoría) como sujetos con derecho a indemnización. El texto también iguala la figura de la pareja de hecho a la del cónyuge que se haya quedado viudo.

  • Perjucio personal particular

En este apartado se van a tener en cuenta las circunstancias particulares de cada perjudicado como si tenía alguna discapacidad, conviviría con la víctima o si ésta era su único familiar vivo. Como novedad, el nuevo baremo contempla el fallecimiento de una mujer embarazada y la consiguiente pérdida del feto.

  • Perjuicio personal patrimonial

Este perjuicio se presume para el cónyuge y los hijos menores de 30 años mientras que el resto de personas tendrán que acreditarlo. Y es que, este apartado está pensado para aquellos que dependan económicamente de la víctima. La principal novedad en el perjuicio personal patrimonial es la inclusión del lucro cesante y la contemplación de situaciones que antes no se recogían, como el trabajo desarrollado por las amas (y amos) de casa que se valorará conforme al salario mínimo interprofesional o el de aquellos que tienen jornada reducida.

Para acabar se incluyen diversas situaciones, modernizando el redactado y el espiritú de la normativa: Por un lado los lesionados con pérdida total o parcial de ingresos. También los lesionados que no se han incorporado al mercado laboral y que ya no lo van a poder hacer o, de hacerlo, no será presumiblemente en las mismas condiciones así como los que desempeñan trabajos no remunerados (tareas del hogar).

Adjunto un gráfico de la DGT donde se explica como puede afectar esta nueva normativa al monto y calidad de las indeminizaciones:

indemnizaciones victimas

¿Y si todo mejora, todo aumenta… que pasa con las primas?

Todos estos cambios tendrán un impacto económico ya que se prevé que las indemnizaciones se eleven algo más del 15%, aseguró María Belén Pose, directora de Asesoría Jurídica Corporativa de Arag, o en una noticia del 7 de octubre la dirección de Pelayo ya apostó por una actualización de las primas.  Es innegable que si sube la parte de las indeminizaciones y pagos en siniestros, la parte de las primas debe subir, si bien no proporcionalmente, si en alguna medida, o las compañias aseguradoras pueden tener grandes pérdidas.

Opinión del Reaseguro

Por cuanto la opinión del Reaseguro en el nuevo, baremo, traslado lo publicado en Inese.es, sobre el encuentro de Septiembre ENTRE 2015, donde el Director de España de Munich Re (el mayor reasegurador mundial) “compartió algunas simulaciones del impacto económico del nuevo Baremo. El caso de fallecimiento proyectado muestra un incremento del 155,5% respecto a la indemnización con el actual Baremo, y en el caso de paraplejia o tetraplejia, la variación sería del +77,5% y +84,4%, respectivamente. Por otro lado, remarcó la incertidumbre acerca de una  posible retroactividad, especialmente en los casos en los que el siniestro sea previo a la entrada en vigor del nuevo Baremo pero el alta y la valoración de daños se produzca después del 1 de enero de 2016.

Asimismo, adelantó que se prevé un incremento en la siniestralidad, advirtiendo del “escaso margen técnico en Autos para amortiguar el impacto del nuevo Baremo”, por lo que recomendó un incremento de las primas en torno al 15%.  Además, apuntó que los resultados de la proyección de su grupo por siniestralidad derivada de daños personales graves se multiplicará por 3,3. “Los precios del reaseguro deben subir porque hay una modificación del riesgo importante. La cuestión es cuánto”.

Fuente: rastreator.com, inese.es, BOE, propia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *